Archive

Archive for the ‘Economía’ Category

Productos programados para fallar

Llevas tiempo deseando tener una, pero el dinero nunca te ha sobrado. Tras ahorrar unos meses, te has acercado a la tienda y le has señalado al vendedor la cámara que quieres. No necesitas mirar, ni preguntar, ni informarte sobre ningún detalle ni característica del producto; tú ya los conoces todos. Te has informado durante todo este tiempo y lo tienes claro. Quieres exactamente la que indicas al vendedor.

Así que ahora sales del establecimiento con una sonrisa de oreja a oreja. Mientras sujetas con tu mano derecha la bolsa que contiene la cámara, piensas que, esta vez sí, va a tener una larga vida. Precisamente eso es lo que buscabas al elegir justo ese modelo. Una marca fiable, con reputación de hacer productos que dan buen resultado. Pero además, una cámara con buena lente, buen zoom, y todas esas cosas que, dicen, hacen que una cámara de fotos digital sea buena. Un desembolso, sí, pero justificado. Un gasto que amortizarás.

Piensas que esos dos años de garantía que ha mencionado el vendedor no son suficientes. La cámara que has comprado la usarás a menudo y durante mucho tiempo. Te acompañará en tus viajes y tus cenas, en tus fiestas y tus bodas, en tus partidos y tus conciertos. Por eso, llevaste a cabo una buena labor de documentación acerca de las marcas y sus modelos; y por eso, has decidido adquirir ese modelo en concreto. Y es que, piensas, la diferencia entre un producto de marca conocida y otro de marca desconocida es abismal. Lo barato termina saliendo caro, te dices. Y, salvo extraño contratiempo, esta cámara te durará mucho más que esos dos años de garantía.

Pero te equivocas, aunque no lo sabes. Igual que no sabes que muchos productos se fabrican para estropearse de manera repentina. Porque si te dura demasiado la industria no vende, y si no hay ventas, la industria, dicen, no ‘crece’ como debería. De modo que cuando, a los 18 meses de comprar la cámara, ya no te funciona, comienzas a plantearte que quizá lo apropiado sea adquirir otra. Al fin y al cabo, una reparación no compensa porque sale demasiado cara. Mejor pagar un poco más y tener uno de esos últimos modelos que quedarán obsoletos en poco tiempo.

Y así se reinicia el bucle. Crees que, otra vez, has tenido mala suerte con la cámara que compraste. Pero vuelves a necesitar una, y empiezas a ahorrar de nuevo. Y el resto ya lo conoces.

————————————————————————————————————————————–

Ahí va un documental que explica todo esto y mucho más. Obsolescencia programada.

Sobre la expropiación de YPF

Desastre. Tema de Estado. El Gobierno se alarma y se lleva las manos a la cabeza. Un ataque a España. Una decisión que tendrá consecuencias. Argentina ha expropiado YPF a Repsol. ¡Cómo se atreven! El Gobierno organiza de inmediato una conferencia de prensa. El Ministro de Industria, José Manuel Soria, dice que ‘es un gesto de hostilidad contra España y contra el Gobierno de España’, y confía en que este gesto hostil ‘no sea el principio de una situación grave’. Los medios denuncian la medida de Kirchner, y algunos incluso hablan de boicot a Argentina. Pero, ¿es realmente un ataque a España? ¿Tiene el ciudadano que sentirse ofendido? La respuesta es sí, pero no por los motivos que dice Soria.

Barriles de petróleo.

La verdad es que Repsol ni mucho menos es propiedad de todos los españoles. En realidad, explica el economista Alberto Garzón en su blog, ‘más del 50% de la multinacional es propiedad del capital extranjero. El resto de la empresa es propiedad del grupo de capital privado español Sacyr (10%), de una entidad financiera española como Caixabank (12’83%) y de más capital privado español’. Y añade que ‘Repsol declara en España el 25% de sus beneficios totales por todo el mundo‘. Por tanto, los datos señalan que estamos hablando de un capital privado, de los intereses de unos pocos, que se ven perjudicados por la decisión del Gobierno de Argentina.

De manera que lo que llama la atención es la exagerada reacción del Gobierno español. No está mal defender a las empresas españolas, pero la reacción parece excesiva. Algo que en realidad afecta a determinados capitales privados españoles que ni tan siquiera suman entre todos más de la mitad de la multinacional, se convierte, de buenas a primeras, en una cuestión que afecta, según el Gobierno, a España. Y digo yo que cuando uno habla de España tiene en cuenta a sus ciudadanos, que son quienes integran el país.

A esos ciudadanos les afecta la reforma laboral que abarata el despido, los recortes de derechos, los recortes en educación y sanidad, la crisis, la corrupción, la imagen que da el Rey cazando elefantes, y el paro. Y les perjudica también ese Presidente que hace lo contrario de lo que dice sin dar explicaciones. Pero entonces el Gobierno no se lleva las manos a la cabeza. Entonces el Gobierno no habla de perjudicar a los españoles. Y entonces el Gobierno lo único que hace es afirmar que toma esas medidas porque ‘no queda otro remedio’.

El Gobierno no para de tomar medidas en contra del interés general de sus ciudadanos. Pero ahora, con el tema de YPF, se habla de boicot y se vende el asunto como una ofensa a los españoles. Querrán, además, que secundemos lo que dicen mientras no paran de recortar nuestros derechos y libertades. Pues bien, que no cuenten conmigo. Ni boicot a Argentina ni ofensa a España. Las ofensas que padecemos son otras, y ya las he citado. Y mientras el Gobierno continúe perpetrándolas no encontrará mi apoyo para defender esos intereses privados que parecen importar mucho más que la calidad de vida de la mayoría. ¿Apoyar a quien me perjudica? Ni loco.

Categorías:Economía, Política Etiquetas: , ,

La huelga según los medios

marzo 30, 2012 3 comentarios

Los mass media no fueron a la huelga ayer. Desinformar y dirigir el foco mediático a una sola realidad es demasiado relevante como para hacer una excepción ofreciendo una realidad alternativa y diferente. La desinformación no entiende de huelgas, es implacable. Y ayer lo volvimos a comprobar.

Cometí el error de tener puesto Telecinco mientras comía. El informativo hablaba de la huelga, o mejor dicho, de la huelga que siempre se cuenta. Los piquetes alborotadores que no dejan ejercer sus derechos a los honrados trabajadores españoles. Las redes sociales que publican fotos de piquetes, siguiendo la recomendación de Esperanza Aguirre. Los huelguistas que aprovechan la jornada, encantados de la vida y felices y sonrientes, para acercarse a la playa y tomar el sol. Menos mal que también mencionaban que, desgraciadamente, existe mucha gente que ni siquiera tiene la posibilidad de hacer huelga porque, para eso, primero hace falta tener un trabajo.

Para no variar, el informativo me dejó mal sabor de boca. Por supuesto, estoy en contra de que se obligue a cualquier trabajador a no trabajar en contra de su voluntad. Lo que sucede es que existen otros muchos argumentos y situaciones que no se abordan. Por ejemplo, el sacrificio que supone esta huelga general para los trabajadores españoles, que a pesar de perder una buena cantidad de dinero secundándola, la respaldan porque (aquí sí) no queda otro remedio. Tampoco se habla como se debería de toda esa gente a la que le gustaría ir a la huelga pero que, bien porque no llegan a fin de mes, bien por miedo a perder su puesto de trabajo, no pueden hacerla. En cambio, lo que sí vemos es universitarios y trabajadores tumbados como lagartijas al sol, chillando ‘viva la huelga general’ porque no han ido a trabajar y, además, celebrando que les ha salido un día estupendo. Un chollo, oiga. Pues me niego.

No perdamos la perspectiva. Hacer una huelga supone un gran sacrificio para los trabajadores que la secundan pero, aun así, deciden hacerla. ¿Por qué decide la gente, entonces, ir a la huelga? Me temo que no es para poder disfrutar de un maravilloso día primaveral de sol y playa. Aunque viendo el informativo de Telecinco, cualquiera lo diría. La huelga general se ha convocado porque el Gobierno ha puesto en marcha una reforma laboral que es una tomadura de pelo y que, además, no servirá para crear empleo. Y todo lo demás es desviar la atención. Que quede claro.

Categorías:Economía, Medios Etiquetas: , ,

Bancos que financian guerras

marzo 21, 2012 3 comentarios

Creía que la guerra era mala y que todos la repudiábamos, pero parece que esto también depende del interés. Aunque los ciudadanos de a pie estamos en contra de las armas, lo cierto es que las estamos financiando. ¿Yo? – te dirás-. Sí, tú y yo. Muchos de nosotros, al menos. Y, en la mayoría de los casos, no lo sabemos, pero lo hacemos. ¿Cómo es posible? Los bancos. ¿Acaso sabemos qué hacen con nuestro dinero? Al parecer, dedican una buena cantidad a financiar la guerra.

El pasado 6 de marzo leía en la web periodismohumano.com una noticia titulada ‘El Banco de Santander y BBVA dan créditos a fabricantes de armas nucleares‘. En ella se explica que un informe de la ‘Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares‘ asegura que ‘el Banco Santander y el BBVA financian empresas implicadas en la producción de armas nucleares norteamericanas, británicas y francesas’. En concreto, dice que ‘los dos bancos españoles han concedido créditos o han participado en la emisión de bonos de 10 empresas extranjeras que fabrican armas nucleares o los misiles o submarinos que se usan para lanzarlas’. O sea, que los iraníes son infames y malvados porque quieren tener la bomba nuclear (que otros países, entre ellos Israel, ya tienen), pero los bancos la financian y aquí nadie dice una palabra más alta que la otra. ¡Ah, pues muy bien!

Como me parecía ‘fabuloso’ lo que acababa de leer, decidí buscar un poco más de información. Me encontré con una entrada muy interesante del blog ‘Ovejas sin redil’ titulada ‘BBVA, el banco que más armas paga‘. El artículo explica que existen iniciativas para poner freno a este tipo de comportamientos belicistas. Por ejemplo,’ Banca Limpia‘ y ‘BBVA sin armas’. Son campañas, dice el artículo, que pretenden ‘denunciar las inversiones que los bancos realizan en armas, empresas con impacto medioambiental y vulneración de los derechos humanos‘.

BBVA sin armas‘ es una campaña que se centra en este banco en concreto. Banca Limpia, por su parte, tiene un objetivo más amplio y da la opción de conocer cuánto dinero destina cada banco a financiar armamento, y adjunta en su web el PDF del informe ‘Negocios sucios: bancos españoles que financian armas‘. Os recomiendo que le echéis un vistazo porque vais a alucinar.

Creo que es una cuestión lo suficientemente relevante como para que nos planteemos dónde depositar nuestro dinero. Ya que los medios oficiales ni se hacen (ni se harán) eco sobre el asunto, espero que, al menos, sirva este artículo para que más gente lo conozca.

Categorías:Economía, Internet, Medios Etiquetas: , ,

¿Vas a ir a la huelga?

Los sindicatos han convocado un paro para el próximo 29 de marzo en protesta por la reforma laboral. En un principio lo hicieron los sindicatos locales y ahora se suman los nacionales.

Categorías:Economía Etiquetas: , ,