Archivo

Archive for the ‘Libros’ Category

Los zombis españoles conquistan el mundo

noviembre 12, 2012 2 comentarios

Apocalipsis Z: El Principio del Fin.

Los zombis se han ganado un hueco en mi corazoncito. Nunca los desprecié, siempre estuvieron ahí, pero ni mucho menos me consideraba un fiel seguidor de los No Muertos. Eran uno más, como el vampiro o el hombre lobo. Gente simpática, con sus cositas, pero sin más. Y sin embargo, les he cogido un especial cariño. Os explico por qué.

A lo largo de las últimas semanas he estado enganchadísimo a la trilogía Apocalipsis Z, de Manel Loureiro. Y eso que comencé a leerla por simple curiosidad y sin plantearme devorar las tres partes, como he terminado haciendo. Solo quería saber de qué iba esto, pues la trilogía tenía muy buenas opiniones, sobre todo su primera parte. Se trataba de una historia de zombis que sucedía en España y que, decían, daba miedo de verdad. Contaban que era una historia cercana, verosímil y muy entretenida. En fin, que me seducía, así que le di una oportunidad y me sumergí en la lectura de la primera entrega. Y, como digo, para cuando quise darme cuenta ya estaba absolutamente prendado de la obra de Loureiro.

Comencé a leerla en el blog Mundocadaver. Como muchos sabrán, esta trilogía empezó como un blog en el que se nos contaba cómo se extendía una pandemia zombie. Nada nuevo, en realidad. De hecho, se trataba de un tema muy manido. Sin embargo, había algo diferente y peculiar en esta historia de zombies.

Y es que, a diferencia de lo que habíamos visto o leído hasta ahora, la pandemia no tenía lugar en Estados Unidos, o en lugares que la mayoría de nosotros desconocemos. No. La tragedia, el apocalipsis Z tantas veces narrado, sucedía en esta ocasión aquí mismo, a la puerta de tu casa o de la mía. Era algo que no se había contado hasta el momento. ¿Cómo reaccionaríamos en España? ¿Estaríamos preparados? Este particular enfoque pareció ser una de las claves del éxito. Porque aunque el abogado gallego comenzó a escribir, según cuenta, para desconectar de la literatura de abogados tan estricta y rigurosa que le exigía su trabajo, el blog, de una forma totalmente inesperada, tuvo tanto éxito que al poco tiempo ya contaba con muchísimos seguidores a través de la red. Tantos, que una editorial terminó publicando su obra en papel.

Claro que el hecho de que sucediera en España no fue la única característica que hacía diferente al libro. También la manera de contar las cosas era fundamental en esta novela. Apocalipsis Z: el principio del fin -que así se llama la primera entrega- nos permitía leer el blog de un abogado gallego de nombre desconocido. El ficticio bloguero nos iba narrando en primera persona todo lo que sucedía, y así veíamos cómo se propagaba la pandemia. Pero lo hacíamos a través de él, mediante sus ojos, sensaciones, emociones y sentimientos. Nos identificábamos con el personaje, al ser capaces de sentir todos sus miedos, sus angustias y sus inquietudes. Porque además era un tipo normal, un abogado que en absoluto estaba preparado para afrontar lo que se le venía encima. Podríamos ser cualquier de nosotros, y por eso la historia nos atrapaba desde la primera página.

Un autor con mucho presente y más futuro

Manel Loureiro.

Y así, tras el arrollador éxito de aquella primera novela que había comenzado como un blog, Manel Loureiro continuó con su carrera literaria. Lo hizo con dos secuelas que culminaron la trilogía que acabo de leer. Y si las palabras que -en mi humilde opinión- definen su primera obra son cercanía, lógica y miedo, con las continuaciones emplearé una en especial sobre todas las demás: evolución.

Cuando uno empieza a leer ‘Los días oscuros’ no tarda en percatarse de que algo ha cambiado. No he hecho más que decir bondades sobre ‘El principio del fin’, por lo que en absoluto desdeño esa primera parte. Es un libro que me transmitió intensas sensaciones. Pero como libro, como novela, como obra; como todo eso, pienso que la segunda y la tercera parte de la trilogía son mejores que la primera. Sobre todo la última.

‘Los días oscuros’ y ‘La ira de los justos’ son dos novelas que me transmitieron menos terror que ‘El principio del fin’, pero que me engancharon igualmente. Es curioso comprobar cómo en determinados foros de Internet se rechaza estas dos obras porque ‘dan menos miedo’ o ‘salen menos zombis’. Desde luego, a mí no me parecen argumentos de peso cuando son dos novelas que demuestran que  nos encontramos ante un escritor con mucho presente y más futuro todavía. Porque en muy poco tiempo ha sido capaz de evolucionar una barbaridad. O esa sensación me da a mí.

Comparadas con la primera, las secuelas son dos novelas con más cuerpo, con personajes mejor definidos y con más recursos literarios. Son trabajos más ricos en todos los aspectos. Y además demuestran que la imaginación de Loureiro está muy en forma. Es capaz de enredar muchísimo la trama, pero también da respuestas y al final todo termina encajando y teniendo sentido.  Y además… ¿os imagináis que estos dos libros fueran exactamente iguales que el primero y no ofrecieran ninguna novedad? Menudo rollazo sería, ¿no? Desde luego, yo no los leería.

En fin, que, como veis, los No Muertos se han ganado un huequito en mi corazón gracias al señor Loureiro. Pero si todavía no os he convencido para leer la trilogía, os informo que el autor gallego decía el viernes en Facebook que ‘Apocalypse Z: The Beginning of the End’ está en el TOP 5 de ventas totales americanas quince días después de salir a la venta en Estados Unidos. ¿No os parece una pasada? Pues sí, como lo veis: los zombis españoles han conquistado el mundo. Casi nada.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

La leyenda del ladrón, de Juan Gómez-Jurado

julio 10, 2012 5 comentarios

No sé ni cómo ni por qué has llegado hasta aquí, las posibilidades son varias. Sin embargo, ahora que te tengo no quiero dejarte escapar. No por unas líneas, al menos. Lo sé, soy consciente de que es difícil que leas el artículo completo. Lo más lógico, lo más habitual al menos, es que le eches un somero y rápido vistazo al primer párrafo. Y como es bastante probable que en breve abandones este blog, aprovecharé ahora que todavía me lees para decirte lo esencial, lo básico: tienes que leerte este libro.

Sí, hablo de la novela que da título a esta reseña: La leyenda del ladrón, de Juan Gómez-Jurado. Es la cuarta y última obra del joven autor madrileño y nos transporta a la Sevilla del siglo XVI. Y aunque 655 páginas no son pocas, las he devorado en apenas una semana. Así que ya ves, la novela engancha un rato. Quizás sea por su ritmo ágil y trepidante, o porque no dejan de suceder cosas a lo largo de toda la obra. O puede que sea por el carisma de sus personajes, de sus protagonistas y secundarios y, en general, de todos aquellos que nos acompañan durante esta gran aventura. Porque, aunque es posible que lo sepas o lo intuyas, todavía no lo he dicho: La leyenda del ladrón es la gran aventura de Sancho de Écija. De modo que, por el motivo que sea, o seguramente por todos ellos, resulta muy complicado soltar esta novela. Pero concretaré un poco más.

Sancho de Écija es un niño al que la vida le da unas cartas nefastas. En aquella Sevilla capital del mundo llena de ladrones, putas y truhanes, el joven pugnará y se rebelará para hacerse un hueco en un mundo en el que, igual que ahora, los poderosos sometían a los más desfavorecidos. Pero Sancho no es el único protagonista, porque también está Clara. Si las cartas del primero son malas, las de la joven son las peores que alguien puede tener. Y Clara, al igual que Sancho pero de otra manera, también luchará por sobreponerse a ese destino que se le ha marcado desde el primer día de su vida.

Con esta gran aventura viviremos por un tiempo, el que tardemos en devorarla, en la Sevilla del siglo XVI. Y es que la ambientación, trabajada al detalle, hará que nos sintamos en cualquiera de los callejones de aquella ciudad a la que llegaba el oro de las Indias. Los olores, las ropas, las inmundicias; todo ello nos permitirá contemplar con fascinación un apasionante retrato del ambiente de la época. Y mientras, la trama, lo que sucede a lo largo de las páginas del libro, no decaerá un solo instante, manteniendo la tensión durante prácticamente toda la obra.

Y poco más añadiré. Si he conseguido que llegues hasta aquí significa que no lo he hecho tan mal. Pero si de verdad quieres algo que te enganche y te haga pasar buenos momentos de aventuras y emociones apúntate este título: La leyenda del ladrón, de Juan Gómez-Jurado. Imprescindible.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

Cinco novelas para disfrutar

Hoy os traigo un breve listado con cinco novelas que me encantaron. No pretendo asegurar que son las mejores ni hacer un listado hermético y con un orden determinado. Son cinco novelas que me transportaron a otros mundos y épocas. Me permitieron vivir otras vidas y aventuras, y me dejaron la sensación de haber sido partícipe de historias apasionantes. Se trata de libros que me hicieron meditar tras haberlos acabado, desfilando a través de mi mente sus instantes más intensos y vibrantes. Quizá os pique la curiosidad y os animéis a leer alguno de ellos. Si lo hacéis os aseguro que, sea cual sea el que elijáis, disfrutaréis.

Imagen de 'Canción de hielo y fuego'.

– Las legiones malditas: es la segunda parte de la trilogía sobre Escipión, de Santiago Posteguillo. ¿Qué hizo Escipión para llegar a ser considerado uno de los mejores estrategas de la historia? ¿Cómo logró hacerse con un ejército capaz de hacer frente al temible Aníbal? La respuesta está en este libro. Lo más destacable, aparte de una trama absorbente y adictiva, son las batallas, el punto fuerte del autor valenciano. Y es que cuando uno comienza a leerlas no puede parar. Si te gusta la antigua Roma, pero sobre todo, si buscas batallas espectaculares, ésta es tu novela.

– Salamina: el libro que más me ha gustado de Javier Negrete hasta la fecha. Es una novela histórica que narra una parte muy importante de las guerras médicas. Un libro para disfrutar con sus personajes y sus batallas, pero que, además, nos permite aprender un poco de historia. La figura principal de la obra es Temístocles, un ateniense que, usando su inteligencia, lideró a su pueblo en la guerra contra el Imperio Persa. Los persas eran muchos más, y poseían más riquezas y poder. Lo tenían todo a su favor. Entonces… ¿cómo demonios lo consiguieron los griegos? Negrete nos lo cuenta.

– Tormenta de espadas: cualquier amante de la fantasía y de las buenas historias debería darle una oportunidad a la saga de George Martin. Y este libro, el tercero, es para mí el mejor del autor americano. ¿Por qué? Es un torbellino de conflictos, luchas y acontecimientos inesperados, que cogen por sorpresa al lector y a los personajes. Porque no me cansaré de repetirlo: ‘Canción de hielo y fuego’ es una saga en la que sus personajes son lo más relevante. Aquí no se discierne con claridad una línea que separe a buenos y malos, como sucede en otras sagas. Cada personaje tiene sus motivos para actuar como lo hace, y en base a ellos y a los acontecimientos que vive evoluciona de una manera o de otra. Como en la vida real, pero dentro de otro universo: el de George Martin. ¿Os lo vais a perder?

– El húsar: la primera novela de Arturo Pérez Reverte nos lleva a la campaña de ejército de Napoleón en España, pero no nos cuenta eso. Esta novela histórica se centra en retratar y desmitificar la guerra, en su idealización y en lo que es en realidad: el fracaso del ser humano. Lo vemos a través de la experiencia de un joven húsar francés, cuya idea sobre la guerra va cambiando según su experiencia se incrementa. Es el libro de Reverte que más me ha gustado.

– El nombre del viento: fantasía con mayúsculas. Esta novela de más de setecientas páginas me enganchó desde el principio y no pude soltarla hasta acabarla. Narra la historia de Kvothe, un héroe desaparecido que vive de incógnito en una taberna. Un cronista lo descubre y le pide que le cuente su historia. Kvothe lo hace, pero divide su narración en tres días, repartidos en los tres libros que compondrán la trilogía de Patrick Rothfuss. Y hablo en futuro porque aún no se ha publicado el tercero. En cualquier caso, recomiendo esta novela a todo el mundo porque, como los anteriores, merece la pena disfrutarlo.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

El sueño de los dioses, de Javier Negrete

Ganas de más. Ésa es la sensación que me ha dejado la tercera entrega de la saga de Tramórea, de Javier Negrete. Si hace unas semanas elogiaba la segunda parte, en esta ocasión hago lo propio con ‘El sueño de los dioses’. Y siento si a alguno le parezco repetitivo o pelota en exceso, pero cuando una obra literaria te engancha de la manera que lo hace el mundo fantástico del escritor madrileño, no veo motivos para poner pegas. Es una gran saga de fantasía y así lo reitero.

El sueño de los dioses.

En esta novela Negrete comienza a dar respuestas. El espíritu del Mago me encantó, pero quedaban muchas dudas sin resolver. Ahora el autor aclara y explica los detalles de su mundo y de sus personajes, lo que me hace admirarlo más aún; porque una cosa es dejar volar la imaginación y fantasear con un mundo, una aventura y unos personajes, y otra muy distinta conseguir que todo eso tenga un sentido, un argumento lógico, un universo congruente. Y Negrete lo hace, o lo va haciendo. A falta de leer la cuarta novela (que comenzaré en cuanto pueda), las respuestas que nos va dando el escritor madrileño son convincentes. Pero, sobre todo, son fascinantes.

Como no quiero spoilear ni estropearle a nadie el placer de leer ‘El sueño de los dioses’, cito simplemente algunos detalles: conoceremos más sobre Derguín, sobre Kratos, sobre Togul Barok y, como adelanta el título de la obra, sobre los dioses. Y cuando lleguemos a las últimas páginas entenderemos que el cuarto y último volumen puede ser trepidante y adictivo. Aventura en estado puro.

Como siempre, la prosa de Negrete es rica, precisa y muy visual. La verdad es que apostar por este escritor es jugar sobre seguro; por eso no paro de leer sus obras, hasta el momento todas muy entretenidas e interesantes. Pero además, la estructura mantiene el interés hasta el final. Negrete se las ingenia para que todos los capítulos sean entretenidos.

Y, por supuesto, los personajes. Ya es la tercera novela de la saga, de modo que es casi como si fueran amigos nuestros. Me atrevo a decir que, incluso, podemos aventurarnos a adivinar cuáles van a ser sus reacciones en determinadas situaciones. Y acertamos, lo cual habla muy bien de la labor del autor. Los conocemos, los entendemos, los admiramos o los despreciamos, con sus pros y sus contras. Pero son ellos, de eso no hay duda. Únicos e irrepetibles. ¿Qué les pasará al final de la historia? ¿Cómo terminarán? Eso es lo que me pregunto.

Así que no pierdo más el tiempo, y marcho raudo y veloz a devorar ‘El  corazón de Tramórea‘. Veremos si el remate de la saga está a la altura de las expectativas. Pinta bien.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

Consejos para dormir bien

Ay… ¡Qué importante es dormir bien! Hay que ver lo que le cambia a uno el estado de ánmo cuando no descansa. Nos enfadamos, nos enfurruñamos, nos impacientamos… Que no disfrutamos, vaya. De modo que se me ha ocurrido alquilar un par de libros de la biblioteca sobre el tema: ‘Curar los trastornos del sueño‘, de Marilena Zanardi y Antonio Maltempi; y ‘Aprende a dormir‘, de James B. Maas. Les he echado un vistazo y he encontrado algunos consejos para dormir bien. Recomiendo los libros a quien le interese el asunto. Os cuento, a mi manera, los consejos que me han parecido más útiles:

Dibujo de un joven durmiendo.

Acostumbrarse a un horario de sueño regular: es recomendable acostarse y levantarse todos los días a la misma hora; pero no de lunes a viernes, sino los siete días de la semana. Sé que es difícil (por no decir imposible) porque todos tenemos nuestros compromisos. Sin embargo, si queremos descansar adecuadamente es importante que incumplamos nuestro horario de sueño lo mínimo posible. En este sentido, hay que evitar dormir demasiado el domingo. De lo contrario, no podremos conciliar el sueño el domingo por la noche, y comenzaremos la semana laboral cansados y no con la energía que necesitamos.

– Reducir la tensión antes de acostarnos: no es bueno realizar actividades estresantes o que nos mantengan activos. Leer o escuchar música relajante suele ayudar.

– Hacer deporte: mantenerse en forma y gastar energía siempre ayuda. No obstante, y atendiendo al consejo de arriba, tampoco es recomendable realizar un ejercicio físico demasiado intenso poco antes de ir a la cama. Os lo digo yo, que cada vez que tengo partido de fútbol sala por la noche soy incapaz de dormirme sin que hayan pasado varias horas.

– Comer bien: llevar una dieta sana y equilibrada, o sea, ingerir más frutas, verduras, pan y cereales, y evitar los fritos. También es importante no cenar demasiado para que no nos acostemos con la digestión sin hacer. Para evitar llegar a la noche con demasiada hambre se recomienda comer cinco veces al día. Por supuesto, fumar y tomar café dificultan que conciliemos el sueño. Tampoco ayuda a dormir bien beber alcohol: aunque puede provocar que caigamos rápidamente en brazos de Morfeo, la verdad es que la calidad del sueño desciende.

– Olvidarse de los problemas: pensar en lo que nos ha sucedido o lo que tenemos que hacer al día siguiente es una de las principales causas del insomnio. Para olvidarnos de todo podemos relajarnos respirando profundamente, imaginándonos en situaciones relajantes o contando ovejas.

– No obsesionarse: si nos hemos metido en la cama y llevamos  más de media hora dando vueltas, es mejor que nos levantemos y leamos o escuchemos música. Lo suelo hacer cuando me ocurre. Me levanto y leo un rato y, cuando me entra el sueño, me vuelvo para la cama. Y entonces me duermo.

Categorías:Libros, Salud Etiquetas: , ,

Kindle, mi biblioteca digital

Estoy encantado con mi Kindle 4. Para los profanos, aclaro que se trata del ebook reader o lector electrónico de Amazon. Me lo regalaron en navidades, pero no empecé a darle auténtico uso hasta un mes después porque tenía una novela pendiente. Y ahora, tras haber leído dos libros en el Kindle, me animo a escribir un post dejando mis impresiones.

Mi Kindle con su funda.

Estoy contento por varios motivos. El más relevante: se lee tan bien como en cualquier libro de papel. Lo de la tinta electrónica es un gran invento. La vista no se cansa como con un ordenador o televisor. La pantalla no tiene luz propia, por lo que, como con cualquier otro libro, se necesita luz externa. También podemos ajustar el tamaño de la letra de la manera que nos resulte más cómoda y usar el diccionario que tiene integrado. ¿Que estamos ciegos como un topo? Pues ponemos la letra bien grande y a correr. Eso sí, siempre es más recomendable hacerse con unas gafas xD ¿Que el libro que estamos leyendo tiene palabras cuyo significado desconocemos? No hace falta abrir el diccionario que tenemos en casa y buscar. Es suficiente con desplazar el cursor del Kindle a la palabra en cuestión y aparecerá en la pantalla, arriba o abajo, la definición correspondiente. Así de fácil.

Otras ventajas son su ligereza y tamaño: pesa 170 gramos y mide 15 centímetros. Me lo llevo a todas partes. Cuando leo un libro de papel también lo hago, pero no es lo mismo ir de aquí para allá con un tocho de más de mil páginas que llevar este ‘juguete’ que apenas pesa. Y más pesaría aún si sumáramos todos los libros que puede contener el Kindle. Según Amazon, tiene una capacidad de hasta 1.400 libros. Yo no llevo tantos (de momento), pero sí unos cuantos. En suma, es muy cómodo. Y lo es más todavía si lo equipamos con una funda que lo proteja de posibles golpes y que nos permita agarrarlo mejor. Yo compré una en Dealextreme por 8,26 euros y, desde que me llegó, no la quito nunca; ni si quiera para cargar la batería.

Cerrado parece una agenda.

Y hablado de la batería: ¿cuánto dura? En la web de Amazon aseguran que ‘hasta un mes’. Yo no sabría decir cuánto exactamente, pero bastante. Uso el Kindle a diario y lo cargo, más o menos, cada dos o tres semanas. La cuestión es que, al no usar luz, sólo gasta batería cuando pasamos de página. Además, siempre aguantará más si tenemos desactivado el wifi, cosa que yo no hago.

Porque ése es otro de los puntos fuertes de este lector electrónico. A través de su conexión wifi podemos acceder directamente a la tienda de Amazon y descargar el libro que nos interese. Hay ya más de un millón de libros convertidos al formato de Kindle, por lo que es muy probable que encontremos el que deseamos. Cuando lo localicemos, seleccionamos ‘comprar’ y, en unos segundos, lo tendremos en la pantalla de nuestro lector. Por algunos clásicos, además, no pagaremos nada por haber caducado sus derechos de autor.

También podemos usarlo para leer documentos que tengamos en otros formatos. Kindle es compatible con los formatos AZW, TXT, PDF, MOBI y PRC. Lo malo es que puede suceder que la letra del PDF que queremos leer se vea muy pequeña, pero esto tampoco supone un problema. Gracias al programa Calibre, que descargamos gratuitamente, podemos convertirlo al formato MOBI y modificar el tamaño a nuestro antojo.

Viendo que son todo ventajas, surge una pregunta: ¿acabará el lector electrónico con el libro tradicional? Aunque es obvio que conforme pase el tiempo le comerá una cuota de mercado importante, soy contrario a pensar que el libro de toda la vida vaya a desaparecer. Yo uso mi Kindle y estoy encantado con él, pero eso no significa que vaya a dejar de leer libros de papel. No me imagino regalarle a alguien un libro en formato electrónico. Para esas situaciones, donde esté un libro de toda la vida que se quite lo demás.

Categorías:Internet, Libros Etiquetas: , ,

El espíritu del mago, de Javier Negrete

Hace unos días os contaba mis impresiones sobre la novela Atlántida, de este mismo escritor. Hoy acudo a la tecla con ganas de escribir cosas positivas sobre este libro. Le doy vueltas a mi cabeza repasando esta gran aventura que acabo de vivir y no recuerdo un solo instante de tedio en sus más de setecientas páginas. Aventuras, batallas, tramas, intrigas, amistad y amor. Y Tramórea: un mundo fantástico creado por el genial e imaginativo Negrete. Una trama coherente pero sorprendente hasta la última página. Es bueno, sí. Y me ha dejado muy buen sabor de boca. Os cuento por qué.

El espíritu del mago.

El espíritu del mago es la segunda parte de la saga fantástica Tramórea, de Javier Negrete. Tras el éxito cosechado con La espada de fuego, el escritor madrileño dio continuidad a la tetralogía con esta gran novela. Si al primer libro, que me gustó, se le podía achacar falta de profundidad en el mundo que se nos presentaba, en esta ocasión no hay nada que objetar. Tramórea, con sus presonajes y pueblos, con sus culturas y tradiciones, es en este libro un mundo que nos absorbe y del que descubrimos detalles según avanza la lectura. Si a esto añadimos una trama con continuas sorpresas y unos personajes carismáticos, nos queda una obra que divierte y fascina a partes iguales.

Siempre he admirado a esos autores capaces de crear sus propios mundos. Tolkien, Martin o Lucas han pasado ya a la historia por inventar universos con razas, lugares y costumbres propias. Son mundos que ellos han imaginado y en los que los demás nos adentramos para vivir emocionantes aventuras. Sabemos que cada uno de esos universos presenta características propias y que sin ellas no serían lo mismo. Uno no imagina Star Wars sin las espadas láser o la fuerza. Y tampoco es posible evocar el mundo de Tolkien disociándolo de los anillos de poder. Son sus sellos de identidad y lo que los hace diferentes. El mundo de Negrete también tiene de esto.

En Tramórea existe Zemal, la espada de fuego, y el Zemalnit, su portador. Según explica Negrete en una entrevista, ‘ la Espada de Fuego es el objeto por excelencia, el sueño de todo héroe. Entre los guerreros de Tramórea reina la mística de la hoja y el acero, y los forjadores de espadas gozan de un prestigio que llega casi a la veneración. Zemal, forjada por el dios Tarimán, patrón de herreros y espadistas, es la madre de todas las espadas. Otorga al Zemalnit, el guerrero que la posee, no sólo poder, pues es una hoja de plasma capaz de segar cualquier cosa, sino también el prestigio necesario para convertirlo en un auténtico líder’.

Pero para conquistarla, los Tahedoranes, maestros de la espada, compiten en un certamen y sólo uno de ellos puede ser el Zemalnit. Así como en Star Wars los Jedis dominaban el poder de la fuerza, en el mundo de Negrete los Tahedoranes tienen otro secreto que los distingue: las aceleraciones.

El sueño de los dioses.

¿Y esto qué es? Estos guerreros recitan mentalmente una serie de números y, al instante, se mueven tan rápido y son tan fuertes que sus adversarios no les pueden hacer frente. Existen varios niveles de aceleración, cada cual más rápido, que los Tahedoranes irán conociendo según vaya aumentando su experiencia y destreza. Y creedme cuando digo que, tal y como lo narra Negrete, parece que estás viendo una película con efectos especiales de los buenos. Como Matrix, por ejemplo.

Y concluiré hablando de Tramórea. Mientras el Señor de los Anillos está influenciado, sobre todo, por la Edad Media y sus caballeros, el universo del escritor madrileño nos recuerda a la Grecia clásica. Las armaduras, los equipajes, la infantería hoplita y las falanges están presentes en la obra de Negrete. Es, pues, una fantasía con sello de identidad; un mundo que seguiré descubriendo con la tercera parte, ‘El sueño de los dioses’, que estoy deseando comenzar. Ya os contaré.

Categorías:Libros Etiquetas: , , ,