Archivo

Archive for 29 febrero 2012

Atlántida, de Javier Negrete

febrero 29, 2012 2 comentarios

Cuando leemos un libro nos trasladamos a otro mundo, a otras culturas, a otras ideas. Leer nos permite vivir otras vidas, sentir otras emociones y padecer otras miserias. Pero además, cuando una novela es trepidante y vertiginosa, cuando sus personajes son verosímiles y nos identificamos con ellos, entonces es muy probable que nos volvamos adictos a ella. Y así, gracias a esos relatos, volvemos a descubrir el placer de leer y el gozo de vivir.

La novela Atlántida, de Javier Negrete, es uno de esos libros. No es una novela histórica, ni de ciencia ficción, ni de fantasía. Tampoco de misterio ni de suspense. No estrictamente hablando, al menos. Porque, aunque presenta rasgos de cada uno de estos géneros, no lo situaría entre ninguno de ellos. Si tuviera que clasificarla, diría que se trata de una aventura. Una gran aventura.

Tengo que admitir que Negrete es uno de mis escritores favoritos. Desde que leí la genial Salamina le sigo con interés y he devorado varias de sus obras. Es un autor con imaginación, prosa rica y precisa, y abundante conocimiento del mundo clásico. Y en Atlántida conjuga todas esas virtudes.

Pero, ¿de qué trata este libro? Pues veamos. Situémonos en un futuro cercano. Imaginemos que, de manera inesperada, saltan las alarmas porque varios supervolcanes pueden entrar en erupción de manera simultánea. ¿Qué podría pasar? ¿Hasta dónde llegarían las consecuencias? Esto es, grosso modo, lo que cuenta la novela.

Por supuesto, hay mucho más. Encontramos, entre otras cosas, unos personajes que nos importarán y de los que querremos conocer más, y efectos especiales de la marca Negrete. Sentiremos el calor abrasador de la lava bajo nuestros pies y seremos testigos de una denodada investigación por descubrir el verdadero origen del mito de la Atlántida.

Conozco una novela de aventuras, de mitos y leyendas, de ciencia ficción y acción, con efectos especiales. Conozco una novela que te va a gustar. Se llama Atlántida. Te la recomiendo.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

¿Crisis provocada?

febrero 28, 2012 3 comentarios

‘Sólo una crisis, real o percibida, produce auténticos cambios‘. Son palabras de Milton Friedman (1912-2006), quien fuera economista y profesor de la Universidad de Chicago. Aunque las escribió hace muchos años, a uno le resultan familiares y vigentes. Porque, como estamos viendo, la crisis actual está produciendo auténticos cambios casi a diario, y el Gobierno y los medios justifican las medidas de recorte de derechos bombardeándonos, sobre todo, con dos mensajes: ‘no queda otro remedio’ y ‘hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.

En todo esto pensaba mientras visionaba el documental ‘La doctrina del Shock‘. Basado en el libro con igual título de la periodista e investigadora canadiense Naomi Klein, explica cómo el capitalismo salvaje ha requerido de terapias de shock para terminar imponiéndose de manera absoluta. ‘Para poder imponer estas políticas económicas había que sembrar el miedo hacia un enemigo’, dice Klein refiriéndose a las medidas devastadoras que impulsó Pinochet en Chile. Su enemigo era el marxismo, del que dijo que era ‘como un fantasma’. Y todos sabemos que los fantasmas dan mucho miedo.

En el mundo anglosajón, por otra parte, emergieron dos figuras que fueron decisivas para el establecimiento del sistema de capitalista en que hoy vivimos: Margaret Thatcher y Ronald Reagan. En el caso concreto de la primera, quería tomar medidas que perjudicaban a demasiada gente y que no era posible llevar a cabo en un sistema democrático. Era necesaria la aprobación de los gobernados, pero la “dama de hierro'” se había vuelto impopular. Fue entonces cuando tuvo lugar la guerra de las Malvinas. Argentina invadió un archipiélago ubicado en el océano Atlántico del que muchos ingleses ni tan siquiera habían oído hablar, pero que, se les decía, les pertenecía. Thatcher solventó el asunto en menos de tres meses y su popularidad subió como la espuma. La doctrina del shock había vuelto a triunfar.

Su “triunfo” y popularidad le permitieron poner en marcha las políticas económicas que antes no había podido establecer. Tras una privatización a gran escala que se denominó ‘Big bang’, las diferencias entre empresarios y trabajadores no han parado de incrementarse. Ahí van dos datos que se ofrecen en el documental: en el Reino Unido, antes de Thatcher, un gerente general ganaba 10 veces más que un empleado medio. En 2007 ganaba más de 100 veces más. En EE.UU., antes de Reagan los gerentes generales ganaban 43 veces más que el empleado medio. En 2005 ganaban más de 400 veces más.

No voy a descubrir ahora la polvora mojada, porque todos conocemos cuál es la situación actual. Sí quiero, no obstante, acabar este post con las palabras de Naomi Klein al inicio del documental: ‘lo que nos mantiene orientados, alerta y a salvo del shock es nuestra historia. Una época de crisis como la que estamos viviendo es ideal para pensar en la historia, en la continuidad, en las raíces; es un buen momento para situarnos en la historia de la lucha humana‘.

Categorías:Documentales Etiquetas: , ,

Luces en la oscuridad

febrero 27, 2012 6 comentarios

A menudo asociamos la palabra ‘oscuridad‘ con algo negativo. Tenemos miedo de ella cuando somos niños, el malo de la película viste de negro, y al tipo que no nos da buena espina lo catalogamos como oscuro. Pero esa palabra, además, se utiliza para definir algo extraño o desconocido, y es esta acepción la que me interesa en este post. Porque, según esto, vivimos en un mundo oscuro, lleno de misterios y enigmas, en el que buscamos un rayo de luz que nos pueda guiar en un universo repleto de lobreguez.

Micrófono.

Y a veces, por pocas que sean, sucede que hallamos esos haces de luz que nos ayudan a continuar por nuestro camino. En esas ocasiones, la espesa y densa oscuridad que nos arrastra sin rumbo y sin destino se agrieta y se resquebraja, y por momentos somos capaces de horadarla y de ver con claridad allí donde antes no percibíamos nada. Y entonces nos aproximamos a ella y vivimos cosas que ni habíamos imaginado y que jamás en nuestra existencia habíamos alcanzado a comprender, pero que estaban ahí.

Llegado ese instante, tratamos de rodearnos de luz y penetramos en ella, y nos percatamos de que es extensa e inabarcable. Porque ya lo dijo Sócrates: ‘sólo sé que no sé nada’. Y es que si la luz simboliza el conocimiento, cuanta más tenemos más somos conscientes de nuestra insignificancia. Y comprendemos que la humildad es nuestra mejor amiga.

Un gran programa de radio

Luces en la oscuridad es el programa de radio que emite la cadena ABC Punto Radio los viernes y sábados de madrugada. Lo presenta el periodista Pedro Riba y trata todo tipo de temas:  historia, antropología, mitos, leyendas, tradiciones, filosofía, ordenes herméticas, religión, fenomenología paranormal, solidaridad, misterio, etc. Siempre desde un punto de vista humanista.

En ocasiones sucede que abandonamos los rayos de luz y nos volvemos a sumir en la oscuridad de manera inconsciente. Cuando eso pasa, Luces en la oscuridad, ese gran programa de radio, nos atrae de nuevo a la senda luminosa que nos permite crecer, aprender y vivir. Pedro Riba y todos sus colaboradores abren esas grietas de par en par y nos insuflan ánimo, ilusión y conocimiento. Y lo hacen tan, tan bien, que desde que lo descubrí escucho todos sus programas.

Si quien lee estas líneas tiene deseo de aprender, conocer, vivir, sentir y, en suma, encontrar luz en la oscuridad, sabe ahora que es posible hallarla en la página web que he enlazado arriba. Este es mi pequeño homenaje.

Categorías:Medios Etiquetas: , ,

Encuesta sobre compañías telefónicas

febrero 26, 2012 7 comentarios

Algunos ya conocen mis aventuras y desventuras (sobre todo) con Vodafone. Lo hablo con la gente y a menudo sale un comentario: ‘todas son iguales’. Como me pica la curiosidad planteo esta encuesta. Veamos quién se lleva el ‘premio gordo’.

Categorías:Comunicaciones Etiquetas: , ,

Depredadores emocionales

febrero 25, 2012 7 comentarios

Supongo que si menciono el concepto de ‘personas tóxicas’ muchos entenderán al instante la idea: personas que restan, que te extraen la energía, que critican, que ponen mala cara, que no aportan, que son pesimistas, que se fijan exclusivamente en lo negativo y que, en general, no nos hacen sentir cómodos. Son, pues, personas con baja autoestima que necesitan chupar la energía de quienes les rodean. Pero si hablo de ‘depredadores emocionales’ podemos pensar que es lo mismo o podemos no tener claro qué significa.

Depredadores emocionales, de Neus Colomer.

‘Depredadores emocionales’ es el título del último libro (2011) de la psicóloga Neus Colomer. Me llamó la atención cuando oí hablar de él, ya que relacionaba la palabra depredador con las emociones. La curiosidad y una buena entrevista en el gran programa de radio ‘luces en la oscuridad’ hicieron el resto y terminé adquiriendo un ejemplar. Y, tras leerlo, comprendí que el título del libro estaba justificado. De hecho, daba en el clavo.

Según Neus Colomer, los depredadores emocionales ‘son personas que, sin llegar a tener un trastorno mental, sólo actúan y se relacionan para apoderarse de sus presas y de su poder en el entorno en el que se desarrollan’. Es decir, no son antisociales ni psicópatas, pero tienen la característica de que ni sienten ni tienen la capacidad para emocionarse. Para ocultar esta ‘miseria interior’ se dedican a imitar las reacciones de quienes los rodean.

¿Y quiénes son sus víctimas? Desde luego, no cualquier persona. La psicóloga catalana explica que, mientras los depredadores animales atacan a los más débiles e indefensos, los depredadores emocionales hacen lo contrario: sus víctimas son ‘personas que envidian, admiran o ven que el entorno lo hace’. Y aunque esto resulte extraño, tiene una doble explicación: atacan precisamente a esas personas porque temen que descubran esa ‘miseria interior’ de la que antes hablaba y, además, porque desean apropiarse de su don.

Lo que resulta curioso es que personas sobresalientes sucumban al ataque de estos depredadores. Pero, pensándolo bien, todos tenemos un punto débil. Poco importa el nivel de estudios o el grado de madurez que hayamos adquirido, porque los depredadores se dedican a estudiar a sus víctimas antes de atacarlas. Adulan al vanidoso, miman al cariñoso y elogian al intelectual, de manera que la presa no es capaz de percibir la realidad y comienza a depender de esa persona, que terminará maltratándola psicológicamente.

Afortunadamente, Neus Colomer nos explica en su libro cómo podemos despertar y liberarnos de la tela de araña que tejen los depredadores. Lo hace, además, de forma ágil, entretenida e incluyendo ejemplos de casos reales. Son 260 páginas a través de las que retrata a los depredadores emocionales y ofrece consejos para que podamos alejarnos de ellos. Útil e interesante.

Depredadores emocionales. Cuidado con ellos.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

El Comunio me confunde

febrero 24, 2012 19 comentarios

Sí, amigos. Lo admito, lo confieso: el Comunio me ha transformado. La tierra bajo mis pies se agita y mis convicciones se tambalean. Lo que antes era negro ahora puede ser blanco, y donde antes había odio ahora hay amor. Ha conseguido lo que ni mis padres, ni mi novia, ni mis mejores profesores de universidad lograron jamás. La perfidia y la herejía me acompañan allá adonde voy. Sí, amigo ‘enfermo’ del Comunio… Tú y yo lo sabemos, ¿verdad?

Celebrando un gol de Llorente. A Nash no le hace gracia.

Porque seamos serios. Existe una serie de axiomas en el mundo de las aficiones futbolísticas que nadie cuestiona. Cuando uno es del Madrid ha de odiar al Barcelona desde lo más hondo de sus vísceras. Y cuando uno es del Athletic Club desea el mal a la Real Sociedad y al Real Madrid, y nadie lo discute. Y al revés sucede lo propio. Un seguidor de la Real se enemista desde el primer día con sus vecinos de Bilbao y, también, con el Madrid. Y a este último también lo odiarán los del Real Unión, Ponferradina, Sevilla, Mirandés, Sporting, Deportivo… ejem, ejem… En fin, a lo que iba: que ahora soy otro.

Todo empezó cuando algún desalmado me habló sobre este manager online. Feliz de mí, me apunté henchido de ilusión a la comunidad que se creó. Tenía que construir un equipo, fichar, hacer alineaciones… Vamos, que deposité ilusión a raudales en mi proyecto futbolístico. Hacía cábalas, sacaba mis cuentas… y claro, ahí me topé con los primeros escollos.

¿Un seguidor de la Real puede tener en su equipo jugadores del Athletic de Bilbao? – me preguntaba -. Sabía que la respuesta era ‘rotundamente no’, pero ahí comenzó el declive. Empecé a engañarme a mí mismo y a poner paños calientes restando relevancia a ese tipo de detalles. – ¿Qué más da? Lo que importa es que rinda – me decía. Y todos sabemos que eso no es lo importante. Lo relevante es mantener intacta la integridad de uno como aficionado, pero ahh… la ambición, amigo. El humano se corrompe con facilidad, y terminé sucumbiendo al poder del Comunio.

Por eso fiché a Llorente, Muniain, Ekiza, Amorebieta… Y buf… ahora que lo veo escrito todo así de junto, he de admitir que soy un auténtico vendido. Pero estaba justificado, ¿no? ¿No son buenos jugadores? , pero años atrás habrías dicho que no valen para nada, me dice una vocecilla interior. Maldita conciencia que siempre lleva razón…

Y eso que aún no he contado lo peor. Seguro que tú, jugador empedernido de este macabro juego, estás esperando que lo diga. ¡Pues sí, qué pasa! ¡He celebrado goles de jugadores del Athletic! ¡Y muchos! Ah, ¿que tú también? Bueno, al menos me consolaré pensando que no soy el único. Ya se sabe lo que dice el refrán: mal de muchos, consuelo de tontos.

¡En fin! La cosa ha terminado degenerando tanto que he llegado a convertirme en un pseudoseguidor de la némesis de cualquier honorable seguidor de la Real. Sí, he consultado los horarios de los partidos del Athletic y me he tragado sus partidos. Es sólo para ver qué tal juegan mis jugadores, ¿eh? Ya, que no te sirve, ¿no? A mí tampoco, la verdad.

Pues nada, voy a mirar cómo va el Comunio

Categorías:Humor Etiquetas: , ,

El escudo antimisiles de Cádiz y los medios

Aunque no debería haber sido así, la noticia no generó demasiada repercusión mediática. Hablo de aquella que anunciaba que Rota (Cádiz) será sede naval del escudo antimisiles y acogerá a cuatro barcos de EE.UU. Una decisión relevante y que tendría que tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, pero de la que los mass media no se han hecho el debido eco.

Supongo que ya estamos adecuadamente distraídos con Urdangarin, Camps, la crisis y los cuatro asuntos de todos los días. Para qué más. Pero eso no significa que lo que se nos cuenta sea la realidad. Será, en todo caso, el relato de unos pocos hechos que suceden y que configuran una pequeña realidad que termina pareciendo la realidad global que se nos vende. Pero no lo es. Y repito: la información sí se ha dado, pero no se le ha otorgado la cobertura exigible.

Intentaré explicarlo de manera sencilla. El 3 de abril de 2008 los aliados de la OTAN dieron su aprobación para instalar en Europa un escudo antimisiles. La excusa fue que  ‘la proliferación de misiles balísticos supone una creciente amenaza para las fuerzas, territorios y poblaciones de los aliados’. Concretamente, Estados Unidos relacionaba esa proliferación balística con Irán y Corea del Norte. Así las cosas, el pasado 5 de octubre Zapatero anunció que el componente naval de ese escudo antimisiles tendrá su principal base en Rota y que Estados Unidos desplegará cuatro buques y unos 1.100 militares. Y ahora, además, ya sabemos cuáles son los cuatro navíos y que Estados Unidos los enviará entre 2014 y 2015.

Creo que es un tema lo suficientemente relevante como para que la opinión pública lo conozca. Tengo la idea (a lo mejor equivocada, pero creo que no) de que la mayor parte de la ciudadanía se opone a la guerra y al fomento de la industria armamentística. Sirva este post, al menos, para que más personas se informen del asunto.

Categorías:Medios Etiquetas: , ,