Archive

Archive for the ‘Salud’ Category

Consejos para dormir bien

Ay… ¡Qué importante es dormir bien! Hay que ver lo que le cambia a uno el estado de ánmo cuando no descansa. Nos enfadamos, nos enfurruñamos, nos impacientamos… Que no disfrutamos, vaya. De modo que se me ha ocurrido alquilar un par de libros de la biblioteca sobre el tema: ‘Curar los trastornos del sueño‘, de Marilena Zanardi y Antonio Maltempi; y ‘Aprende a dormir‘, de James B. Maas. Les he echado un vistazo y he encontrado algunos consejos para dormir bien. Recomiendo los libros a quien le interese el asunto. Os cuento, a mi manera, los consejos que me han parecido más útiles:

Dibujo de un joven durmiendo.

Acostumbrarse a un horario de sueño regular: es recomendable acostarse y levantarse todos los días a la misma hora; pero no de lunes a viernes, sino los siete días de la semana. Sé que es difícil (por no decir imposible) porque todos tenemos nuestros compromisos. Sin embargo, si queremos descansar adecuadamente es importante que incumplamos nuestro horario de sueño lo mínimo posible. En este sentido, hay que evitar dormir demasiado el domingo. De lo contrario, no podremos conciliar el sueño el domingo por la noche, y comenzaremos la semana laboral cansados y no con la energía que necesitamos.

– Reducir la tensión antes de acostarnos: no es bueno realizar actividades estresantes o que nos mantengan activos. Leer o escuchar música relajante suele ayudar.

– Hacer deporte: mantenerse en forma y gastar energía siempre ayuda. No obstante, y atendiendo al consejo de arriba, tampoco es recomendable realizar un ejercicio físico demasiado intenso poco antes de ir a la cama. Os lo digo yo, que cada vez que tengo partido de fútbol sala por la noche soy incapaz de dormirme sin que hayan pasado varias horas.

– Comer bien: llevar una dieta sana y equilibrada, o sea, ingerir más frutas, verduras, pan y cereales, y evitar los fritos. También es importante no cenar demasiado para que no nos acostemos con la digestión sin hacer. Para evitar llegar a la noche con demasiada hambre se recomienda comer cinco veces al día. Por supuesto, fumar y tomar café dificultan que conciliemos el sueño. Tampoco ayuda a dormir bien beber alcohol: aunque puede provocar que caigamos rápidamente en brazos de Morfeo, la verdad es que la calidad del sueño desciende.

– Olvidarse de los problemas: pensar en lo que nos ha sucedido o lo que tenemos que hacer al día siguiente es una de las principales causas del insomnio. Para olvidarnos de todo podemos relajarnos respirando profundamente, imaginándonos en situaciones relajantes o contando ovejas.

– No obsesionarse: si nos hemos metido en la cama y llevamos  más de media hora dando vueltas, es mejor que nos levantemos y leamos o escuchemos música. Lo suelo hacer cuando me ocurre. Me levanto y leo un rato y, cuando me entra el sueño, me vuelvo para la cama. Y entonces me duermo.

Categorías:Libros, Salud Etiquetas: , ,

Cómo comer fruta

Lo que expongo en este post debería ser algo obvio y por todos conocido, pero me temo que no lo es. Hace no tanto que yo mismo lo ignoraba, y creo que es mucha la gente que todavía lo desconoce. Me refiero a cómo comer fruta. Por supuesto, no hablo de tomarla con o sin piel, o de ingerirla entera o beber únicamente el zumo. Me refiero a cuándo comerla y en qué condiciones. ¿Sola o con otros alimentos? ¿Es bueno seguir la costumbre e ingerirla de postre?

Frutas.

La respuesta es no. La fruta hay que consumirla siempre con el estómago vacío. El motivo es que las frutas no se digieren en el estómago y lo atraviesan muy rápidamente, en 20 ó 30 minutos. Pero si tenemos comida en el estómago, ésta no permitirá a la fruta que llegue a los intestinos. La comida que tengamos en el estómago fermentará y se acidificará, y es posible que terminemos sintiéndonos mal.

Para que nos siente bien y podamos aprovechar sus buenísimas propiedades, debemos consumirla con el estómago vacío y esperar media hora hasta comer otro alimento. Por eso, los especialistas en nutrición recomiendan tomarla a primera hora de la mañana o por la tarde, a la hora de la merienda.

He encontrado varias páginas en Internet, como EROSKI CONSUMER o Vivirsalud.com, que aseguran que consumir fruta después de la comida es muy sano. Sin embargo, varios libros de especialistas que he consultado en la biblioteca, como ‘La antidienta‘ o ‘Comer para adelgazar‘, coinciden en lo contrario: la fruta hay que comerla sola y con el estómago vacío. Y prefiero fiarme de los libros y de mi sentido común, qué queréis que os diga.

Conclusión: casi nadie alberga dudas de que la fruta es lo mejor que podemos comer. Sin embargo, si no aprendemos a consumirla adecuadamente no nos aportará sus propiedades y podrá darnos problemas. Por tanto, comamos fruta a diario, pero sabiendo cómo.

Categorías:Salud Etiquetas: , ,

Ingerir lácteos para perder calcio

marzo 12, 2012 5 comentarios

¿Te has preguntado alguna vez por qué los seres humanos mamamos leche de vaca? Ya sé lo que estás pensando: crees que no la mamamos, sino que simplemente la bebemos de un vaso o la tomamos de un yogur. Piensas que usar la palabra ‘mamar’ es exagerar. Pero, ¿no es, al fin y al cabo, leche de vaca? Y alguno dirá: ¿dónde está el problema?

Pues bien, se trata de una cuestión de sentido común. Los mamíferos maman y son destetados. La vaca mama leche de vaca, y el lobo leche de lobo. El humano, en cambio, ingiere leche de vaca durante toda su vida. Y eso que, como dicen Harvey y Marilyn Diamond en su libro La antidieta‘, ‘la composición química de la leche de vaca es diferente de la de la leche humana’. Lo cual es absolutamente lógico. Lo que no parece serlo es que, teniendo esto en cuenta, tomemos leche de vaca. ¿Por qué lo hacemos?

En la mayoría de los casos, porque creemos que nos aporta calcio. Éste es un mito que conviene desmontar. Nos han convencido desde que éramos pequeños de que la leche es buena y que, si no la bebemos, se nos caerán los dientes o tendremos huesos débiles. Nada más lejos de la realidad. Según explica el libro ‘La antidieta’, la caseína que contiene la leche de vaca impide que absorbamos el calcio. Pero además, ‘el calcio que ya existe en nuestro organismo se consume para neutralizar los efectos de los productos lácteos que comemos’. Es decir, no sólo no nos aporta calcio, sino que además nos roba el que ya tenemos.

Si queremos evitar tener deficiencia de calcio, basta con comer a diario verdura y fruta. También podemos ingerir de vez en cuando, si nos preocupa el asunto, nueces crudas. En ningún caso está justificada la ingesta de lácteos para obtener calcio. De hecho, se llega a afirmar que la leche es un ladrón de calcio.

Lácteos y mucosidad

Según Harvey y Marilyn Diamond, ‘la dificultad más grave que se deriva del consumo de lácteos es la formación de mucus en el organismo’. Es decir, la leche y los yogures provocan mocos. Lo mismo afirman en un artículo de la web ‘Alimentación sana’, en el que señalan que ‘muchas personas son ya conscientes de que la leche de vaca produce más mucosidad que cualquier otro alimento; un moco espeso, denso, que obtura todo el sistema respiratorio del organismo’.

Tras haber indagado sobre el asunto, llego a la conclusión de que no parece haber un motivo justificado para la ingesta de lácteos. Al parecer, no tiene ninguna ventaja. Pero si aún no te he convencido, concluiré con la misma pregunta con la que he comenzado: ¿por qué los humanos mamamos leche de vaca?

Categorías:Salud Etiquetas: , ,

La mentira de la gripe A

Estaba yo leyendo una noticia sobre salud cuando, no recuerdo exactamente el motivo, me ha venido a la cabeza la gripe A. ¿Os acordáis? ¿Qué sucedió con aquello? Poco o nada se habla ya, pero fue un machaque continuo e incesante desde todos los frentes. Tele, radio y prensa; toda la información mediática dirigida a un solo objetivo. Un fin antiguo y recurrente, pero eficaz y actual como el que más: el miedo.

Los datos y las estadísticas decían que era muy difícil morir a causa de esta enfermedad. La gripe de toda la vida, la que hemos contraído alguna vez tú y yo, era causante de un nivel de mortandad mucho mayor. Por no hablar de otras enfermedades que, por supuesto, no salían en la tele. Y no me meteré a despotricar contra el azúcar y la irresponsabilidad interesada de los mass media porque me alargaría demasiado. Queda claro, por tanto, que la cuestión era, una vez más, el interés. O, dicho de otro modo: había que vender.

Y echando la mirada atrás, con la perspectiva que nos otorga el tiempo, uno se alegra de que la jugada no saliera bien. Se creó una necesidad falsa y el temor caló en los ciudadanos. Recuerdo personas con mascarillas en el aeropuerto y noticias que no cesaban de recomendarnos que nos vacunáramos. Al parecer, afortunadamente, no fue suficiente.

Porque, al final, el asunto quedó en un ‘bluf‘, y los mass media plegaron velas dirigiendo su atención a otro tipo de cuestiones que ya no recuerdo. Pero eso que sucedió fue muy grave, y nos debería servir para tener los ojos abiertos. Hoy las noticias son otras, pero el interés y el miedo continúan ahí.

Os recomiendo que veáis el vídeo de arriba. Son sólo nueve minutos y lo deja todo muy clarito.

Categorías:Medios, Salud Etiquetas: , ,

Alimentarse sin intermediarios

febrero 22, 2012 1 comentario

Crisis, crisis y crisis. Nos machacan sin descanso. Miedo y más miedo. Y vale, sin duda estamos en crisis. Lo que sucede es que se habla constantemente de la crisis económica, pero… ¿Y las otras crisis? Me refiero, por ejemplo, a la crisis de valores que sitúa al dinero por encima de todo lo demás en la escala de valores de esta sociedad que hemos creado. Y también a la crisis alimentaria de la que, creo, no somos tan conscientes como deberíamos, pero que está ahí.

¡Mirad qué pintaza tienen!

Ya publiqué un post hace unos días sobre el azúcar y no quiero repetirme en ese sentido. Hoy quiero hablar de una manera de conseguir alimentos sanos que parece estar cada día más en boga. Lo comento porque de un tiempo a esta parte he constatado que se ha incrementado la oferta de huertas que suministran sus productos de manera directa, sin intermediarios. Y he decidido probar.

Hace unas semanas realicé un pedido en la web de ‘La Trailla‘. Se trata de una finca familiar ubicada en Navarra que se dedica al cultivo de agricultura ecológica. Ofrecen cajas de diez, siete y cinco kilogramos, y los precios oscilan entre los 17,30 y los 35 euros. Con la ventaja, además, de que te los llevan a casa o a un punto de recogida de tu ciudad. Y la experiencia ha sido una grata sorpresa.

En concreto, la cesta que encargué fue la denominada ‘low cost’: diez kgs de verdura y fruta por 22 euros, cuatro euros más barata que la normal de diez kgs. porque esta caja tiene la particularidad de que son ellos quienes eligen lo que introducen. En la mía pusieron brócoli (¡gigante!), coliflor, borrajas, puerros, apios, naranjas, manzanas, patatas, remolacha y una mazorca de maíz (para hacer palomitas).

Lo cierto es que tuvimos verdura y fruta para una temporadita y, lo más importante, se notaba mucho la diferencia con respecto a otros productos no ecológicos que hemos solido consumir. En el sabor y en la textura y, seguro, en la salud. No en vano, envían los productos en cuanto los recolectan. Eso sí, cuanto antes se coman mejor, porque la agricultura ecológica no lleva pesticidas y se deteriora mucho antes.

Aunque yo he citado concretamente esa finca, imagino que habrá numerosas huertas que se estén sumando a esta manera de vender sus productos. He contado mi experiencia y espero que os ayude. Os animo a probarlo porque se nota la diferencia. Yo, por mi parte, repetiré.

Categorías:Salud Etiquetas: , ,

Azúcar, dulce veneno

febrero 17, 2012 2 comentarios

¡Vaya titular! ¡Qué exagerado! Pues no, creedme, no estoy exagerando. El azúcar blanco refinado es el veneno del siglo XXI. No sólo no aporta ningún nutriente, sino que además debilita el organismo. Aclaremos esto: no lo necesitamos. Es causante de muchas de las enfermedades que padecemos hoy día: diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer… Si es tan nocivo, ¿por qué lo consumimos como si nada? ¿Por qué no se informa adecuadamente? ¿Y por qué lo contienen casi todos los alimentos que encontramos en el supermercado?

Y aquí llegamos a la respuesta de siempre: interés. Como sabemos, lo que importa no es si algo es sano o no para la población. Qué va. Lo realmente relevante es forrarse. Por encima de todo y de todos. Ésa es la sociedad en que vivimos. En este sentido, resulta mucho más sencillo sacar a la venta un producto de calidad mediocre o mala, a un precio muy reducido, para venderlo de manera masiva porque sabe bien. Porque lleva azúcar blanco refinado. Y nos lo comemos.

Teniendo esta información, los consumidores podemos elegir si queremos, o no, seguir ‘premiando’ la venta de productos nocivos. En mi caso, sustituyo cuando puedo el azúcar blanco refinado por azúcar de caña integral, esto es, por azúcar de verdad.

Ahí va un vídeo que nos ayuda a hacernos una idea de lo que es y provoca este veneno.

Categorías:Salud Etiquetas: , ,