TVE volverá a ser TelePP

abril 21, 2012 1 comentario

Radio Televisión Española será menos plural todavía. Aunque la seguiremos sufragando todos los ciudadanos, en realidad representará a un solo partido. Si antes ya existían quejas sobre lo poco representados que se hallaban los partidos pequeños y ciertas realidades que no se reflejaban, ahora la información irá dirigida tan sólo en un único sentido: el que le interese al PP.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría anunció ayer en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que bastará con una mayoría absoluta para elegir al presidente de RTVE. Un decreto ley suprime la necesidad de que sea respaldado por dos tercios del Congreso. O, hablando claro, el Gobierno designará de forma unilateral al presidente de la televisión pública valiéndose del rodillo del Congreso.

María Dolores de Cospedal lo tenía claro en aquella famosa entrevista que le hizo Ana Pastor: ‘Televisión Española no está siendo una televisión pública imparcial como debería’- decía -. Lo que no añadía es que el PP también eligió al anterior presidente, ya que la reforma que en su día impulsó el gobierno de Zapatero exigía que los dos partidos mayoritarios acordaran el nombre del presidente de RTVE. No era la panacea, ni mucho menos, pero al menos evitaba que un partido político utilizara la televisión de todos en favor exclusivo de sus intereses privados.

 

 

Pues bien, a partir de ahora esto no será así. Y la consecuencia será, presumiblemente, una información aún más sesgada y más escorada a la derecha. Pero, ¿hasta dónde será capaz de llegar el ejecutivo de Rajoy? ¿Volveremos a los tiempos de desinformación sobre el Prestige y el chapapote? ¿Tratarán de engañarnos en asuntos tan trágicos como aquel funesto 11-M? ¿Llegarán de nuevo los tiempos estelares de Urdaci, como aquellos en que llamaba ‘ce, ce, o, o’ al sindicato Comisiones Obreras? Lo veremos durante los próximos meses.

 

 

De momento, me surgen otras dos cuestiones viendo el vídeo de María Dolores de Cospedal: ¿de verdad se cree que es posible que un medio de comunicación sea imparcial? Y, sobre todo, ¿en serio piensa que nos creemos que el Gobierno del Partido Popular intentará que RTVE lo sea?

Anuncios
Categorías:Medios, Política Etiquetas: , ,

El cuarto Rey Mago se llama Juan Carlos

abril 20, 2012 7 comentarios

Melchor, Gaspar y Baltasar. Toda la vida, desde que era pequeño, había creído que eran los únicos Reyes Magos que existían. Con ese don de la ubicuidad que les venía de serie, repartían regalos a millones de niños que aguardaban su llegada con impaciencia año tras año. ¡Qué poder más envidiable! ¿Os imagináis ser capaz de estar en el trabajo y en casa viendo ‘Sálvame’ a la vez? Eso sí que sería aprovechar el tiempo. Oh, sí… Pero divago. Como decía, siempre había pensado que no había más Reyes Magos. Eso me habían contado, y yo, ingenuo, lo había creído. ¡Ahora veo cuánto me equivocaba!

Porque existe un cuarto rey mago, y es el más poderoso de todos. ¿Cómo han osado ocultarnos algo así? ¿Cómo se han atrevido? Desconfío ahora del mundo entero. Pero no culpemos siempre al prójimo. Asumamos nuestra parte de responsabilidad: ¡qué ciegos hemos estado! Años y décadas viéndolo en la tele, en sus discursos y sus desfiles, y no haber sido capaz de detectar ese gran poder que emanaba. Ahora sé lo que sintió Vegeta cuando descubrió que Goku no era un debilucho, sino que tenía la capacidad de ocultar y regular su poder. Desconozco si ha sido por mi incapacidad o por la magia del cuarto rey; en cualquier caso, mi ceguera ha sido absoluta. Pero por fin lo veo todo claro, y ahora lo puedo afirmar sin medo a equivocarme: Juan Carlos I, Rey de España, es el cuarto rey mago.

Sí, sí, como lo leéis. ¿Cómo explicarse si no que lleve 36 años viviendo ‘como un rey’ – nunca mejor dicho – cuando no ha buscado trabajo en toda su vida? ¿Cómo ha sido capaz de penetrar en los cerebros de los ciudadanos para persuadirlos de que es un tío campechano, simpático y con sentido del humor? Pero, sobre todo – y esto es lo que me ha abierto los ojos -: ¿Cómo ha conseguido que con sólo once palabras los medios digan que ha detenido el tsunami que se le venía encima y que el asunto de la abdicación queda aplazado?

Detengámonos aquí. Once palabras: ‘lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir’. Ya está, ya las he escrito. Once segundos me ha costado hacerlo. No es mucho tiempo, la verdad. Tecleo con cierta rapidez, sí, pero existe bastante gente con más habilidad que yo. No soy, ni mucho menos, el mecanógrafo más veloz del mundo. Y han sido sólo once segundos para once palabras. Ahora las pronuncio, las digo en voz alta y vuelvo a cronometrar: ‘lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir’. Paro el tiempo y miro al reloj: entre cuatro y cinco segundos. ¡Cinco segundos!

¿Cómo puede ser? ¿Cómo es posible que con sólo cinco segundos, once escuetas palabras, los medios digan que el Rey ha detenido el debate de la abdicación – no ya de monarquía o república – y que ha pedido perdón porque es consciente de que los ciudadanos ahora piden más? ¿Que piden más? ¿Once palabras? ¡Pero si no ha dicho ni siquiera por qué pide perdón! Es magia… Magia pura

Imagino que si cualquier otro Jefe del Estado hubiera caído en el error – de caer al suelo, romperse la cadera y que le pillen – en que ha incurrido el Rey, once palabras no habrían bastado. Pero, como digo, es ahí donde entra la magia y ese gran poder del que hablaba. Porque salidas de la boca del cuarto rey mago, son once palabras que garantizan la estabilidad de la Corona tras una de las mayores crisis de su historia. Son cinco segundos que aplazan, dicen, cualquier debate sobre la abdicación. Y son, por tanto, once palabras que destilan magia y que enternecen, pronunciadas con esa carita de pena, esa voz y esos ojitos de los que parece que caerá una lagrimilla de un momento a otro.

Habiendo desenmascarado por fin al cuarto rey mago, me pregunto: ¿existirá un quinto? ¿Ocultará también algún tipo de poder el príncipe Felipe?

Categorías:Humor, Política Etiquetas: , ,

Sobre la expropiación de YPF

Desastre. Tema de Estado. El Gobierno se alarma y se lleva las manos a la cabeza. Un ataque a España. Una decisión que tendrá consecuencias. Argentina ha expropiado YPF a Repsol. ¡Cómo se atreven! El Gobierno organiza de inmediato una conferencia de prensa. El Ministro de Industria, José Manuel Soria, dice que ‘es un gesto de hostilidad contra España y contra el Gobierno de España’, y confía en que este gesto hostil ‘no sea el principio de una situación grave’. Los medios denuncian la medida de Kirchner, y algunos incluso hablan de boicot a Argentina. Pero, ¿es realmente un ataque a España? ¿Tiene el ciudadano que sentirse ofendido? La respuesta es sí, pero no por los motivos que dice Soria.

Barriles de petróleo.

La verdad es que Repsol ni mucho menos es propiedad de todos los españoles. En realidad, explica el economista Alberto Garzón en su blog, ‘más del 50% de la multinacional es propiedad del capital extranjero. El resto de la empresa es propiedad del grupo de capital privado español Sacyr (10%), de una entidad financiera española como Caixabank (12’83%) y de más capital privado español’. Y añade que ‘Repsol declara en España el 25% de sus beneficios totales por todo el mundo‘. Por tanto, los datos señalan que estamos hablando de un capital privado, de los intereses de unos pocos, que se ven perjudicados por la decisión del Gobierno de Argentina.

De manera que lo que llama la atención es la exagerada reacción del Gobierno español. No está mal defender a las empresas españolas, pero la reacción parece excesiva. Algo que en realidad afecta a determinados capitales privados españoles que ni tan siquiera suman entre todos más de la mitad de la multinacional, se convierte, de buenas a primeras, en una cuestión que afecta, según el Gobierno, a España. Y digo yo que cuando uno habla de España tiene en cuenta a sus ciudadanos, que son quienes integran el país.

A esos ciudadanos les afecta la reforma laboral que abarata el despido, los recortes de derechos, los recortes en educación y sanidad, la crisis, la corrupción, la imagen que da el Rey cazando elefantes, y el paro. Y les perjudica también ese Presidente que hace lo contrario de lo que dice sin dar explicaciones. Pero entonces el Gobierno no se lleva las manos a la cabeza. Entonces el Gobierno no habla de perjudicar a los españoles. Y entonces el Gobierno lo único que hace es afirmar que toma esas medidas porque ‘no queda otro remedio’.

El Gobierno no para de tomar medidas en contra del interés general de sus ciudadanos. Pero ahora, con el tema de YPF, se habla de boicot y se vende el asunto como una ofensa a los españoles. Querrán, además, que secundemos lo que dicen mientras no paran de recortar nuestros derechos y libertades. Pues bien, que no cuenten conmigo. Ni boicot a Argentina ni ofensa a España. Las ofensas que padecemos son otras, y ya las he citado. Y mientras el Gobierno continúe perpetrándolas no encontrará mi apoyo para defender esos intereses privados que parecen importar mucho más que la calidad de vida de la mayoría. ¿Apoyar a quien me perjudica? Ni loco.

Categorías:Economía, Política Etiquetas: , ,

Argumentos contra la monarquía

abril 16, 2012 23 comentarios

Que la monarquía está obsoleta ya lo sabíamos. Que una democracia con rey no es democracia, también. Y estábamos convencidos de que, por mucho que se diga, no sale precisamente barata. Hasta ahora, existían sólidos argumentos para reivindicar un Estado sin corona y sin privilegios por haber nacido Borbón. Pero, al parecer, a la Casa Real no le es suficiente con eso, y está empeñada en darnos más motivos para que acabemos con ella de una vez. Y es que al mediático y escandaloso asunto de Iñaki Urdangarin se le han sumado otras dos ‘perlas’ en la última semana.

Hace tan sólo unos días, Froilán, el nieto mayor de los Reyes de España, se disparó en un pie y fue operado. Ahora ha sido el mismísimo monarca quien ‘la ha liado‘. El ‘pobre’, ‘campechano’ y ‘simpático’ Don Juan Carlos se ha roto la cadera. Pero es que el ‘pobre’, ‘campechano’ y ‘simpático’ Rey de España estaba cazando elefantes en Botsuana. Elefantes, sí. Una barbaridad. Una bestialidad. Cazando un animal, el elefante africano, que está en peligro de extinción y que, calculan, para 2020 podría desaparecer.

De modo que esta pequeña ‘contribución‘ del Rey al cuidado de la fauna, que coincidió con el día en que se conmemoraba el 81 aniversario de la proclamación de la Segunda República, se produce en el momento más inoportuno. Mientras el Gobierno recorta derechos sociales y laborales bajo el pretexto de la crisis, el monarca despilfarra el dinero, unos 37.000 euros, cazando elefantes. Dando ejemplo, sí señor.

Al parecer, la Casa del Rey no informa de las actividades privadas de la familia real. Por eso, antes del accidente no se sabía lo que estaba haciendo el monarca. O sea, que los españoles que no llegan a fin de mes pagan sus impuestos para que este señor mate elefantes sin que nadie se entere porque es un viaje privado. ¿Privado? ¿Y de dónde demonios saca el dinero la Casa Real?

Pero que nadie se preocupe, porque ‘Rajoy ve al Rey con ganas de volver a sus ‘actividades‘. A estas alturas sé que es casi imposible confiar en la palabra del Presidente, pero lo voy a hacer, sin que sirva de precedente. Ojalá Rajoy tenga razón y la Casa Real vuelva a sus ‘actividades’ de los últimos tiempos. Porque, si lo hace, la Monarquía Española se extinguirá antes que esos animales a los que mata. Puede que ni así, pero no pierdo la esperanza. Confiemos en ello.

Categorías:Animales, Política Etiquetas: , ,

Cinco novelas para disfrutar

Hoy os traigo un breve listado con cinco novelas que me encantaron. No pretendo asegurar que son las mejores ni hacer un listado hermético y con un orden determinado. Son cinco novelas que me transportaron a otros mundos y épocas. Me permitieron vivir otras vidas y aventuras, y me dejaron la sensación de haber sido partícipe de historias apasionantes. Se trata de libros que me hicieron meditar tras haberlos acabado, desfilando a través de mi mente sus instantes más intensos y vibrantes. Quizá os pique la curiosidad y os animéis a leer alguno de ellos. Si lo hacéis os aseguro que, sea cual sea el que elijáis, disfrutaréis.

Imagen de 'Canción de hielo y fuego'.

– Las legiones malditas: es la segunda parte de la trilogía sobre Escipión, de Santiago Posteguillo. ¿Qué hizo Escipión para llegar a ser considerado uno de los mejores estrategas de la historia? ¿Cómo logró hacerse con un ejército capaz de hacer frente al temible Aníbal? La respuesta está en este libro. Lo más destacable, aparte de una trama absorbente y adictiva, son las batallas, el punto fuerte del autor valenciano. Y es que cuando uno comienza a leerlas no puede parar. Si te gusta la antigua Roma, pero sobre todo, si buscas batallas espectaculares, ésta es tu novela.

– Salamina: el libro que más me ha gustado de Javier Negrete hasta la fecha. Es una novela histórica que narra una parte muy importante de las guerras médicas. Un libro para disfrutar con sus personajes y sus batallas, pero que, además, nos permite aprender un poco de historia. La figura principal de la obra es Temístocles, un ateniense que, usando su inteligencia, lideró a su pueblo en la guerra contra el Imperio Persa. Los persas eran muchos más, y poseían más riquezas y poder. Lo tenían todo a su favor. Entonces… ¿cómo demonios lo consiguieron los griegos? Negrete nos lo cuenta.

– Tormenta de espadas: cualquier amante de la fantasía y de las buenas historias debería darle una oportunidad a la saga de George Martin. Y este libro, el tercero, es para mí el mejor del autor americano. ¿Por qué? Es un torbellino de conflictos, luchas y acontecimientos inesperados, que cogen por sorpresa al lector y a los personajes. Porque no me cansaré de repetirlo: ‘Canción de hielo y fuego’ es una saga en la que sus personajes son lo más relevante. Aquí no se discierne con claridad una línea que separe a buenos y malos, como sucede en otras sagas. Cada personaje tiene sus motivos para actuar como lo hace, y en base a ellos y a los acontecimientos que vive evoluciona de una manera o de otra. Como en la vida real, pero dentro de otro universo: el de George Martin. ¿Os lo vais a perder?

– El húsar: la primera novela de Arturo Pérez Reverte nos lleva a la campaña de ejército de Napoleón en España, pero no nos cuenta eso. Esta novela histórica se centra en retratar y desmitificar la guerra, en su idealización y en lo que es en realidad: el fracaso del ser humano. Lo vemos a través de la experiencia de un joven húsar francés, cuya idea sobre la guerra va cambiando según su experiencia se incrementa. Es el libro de Reverte que más me ha gustado.

– El nombre del viento: fantasía con mayúsculas. Esta novela de más de setecientas páginas me enganchó desde el principio y no pude soltarla hasta acabarla. Narra la historia de Kvothe, un héroe desaparecido que vive de incógnito en una taberna. Un cronista lo descubre y le pide que le cuente su historia. Kvothe lo hace, pero divide su narración en tres días, repartidos en los tres libros que compondrán la trilogía de Patrick Rothfuss. Y hablo en futuro porque aún no se ha publicado el tercero. En cualquier caso, recomiendo esta novela a todo el mundo porque, como los anteriores, merece la pena disfrutarlo.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,

Telecinco echa la culpa a los videojuegos

abril 10, 2012 1 comentario

‘Un joven intenta suicidarse por culpa de los videojuegos‘. El programa de Ana Rosa Quintana repetía ayer la oración una y otra vez a través del típico rótulo que desfila por la parte baja de la pantalla. Entretanto, una chica contaba su desgraciada experiencia con las glándulas mamarias PIP; en las pausas, los anuncios publicitarios nos recordaban lo importantes que son algunos aspectos de nuestra vida y nos animaban a consumir para remediar todos nuestros presuntos males.

Tras la publicidad, el programa de Telecinco continuaba abordando otros temas y, mientras, reiteraba sin cesar el rótulo de ‘suicidarse por culpa de los videojuegos’. Al rato, entrevistaban al joven en cuestión, quien afirmaba que llegó a jugar entre 10 y 12 horas al día. Un verdadero adicto, cierto. Una persona que tuvo un problema y necesitó la ayuda de profesionales para superar su adicción. Durante la entrevista se hacía alusión a otro tipo de adicciones, como Internet o las redes sociales. Al menos, se mencionaba un caso de asesinato ‘motivado’ por una serie de televisión.

El tema de los videojuegos es un asunto manido y recurrente en la televisión. Que un joven se pase 12 horas al día jugando sin apenas parar significa que no está bien y necesita ayuda. Ahora bien: ¿para cuándo un programa que denuncie lo nociva que es la tele? ¿Cuándo dirán que es una vergüenza que veamos sangre, tripas y violencia real (no ficticia) y gratuita en los informativos casi todos los días? ¿Y qué hay de la publicidad, ésa que nos ordena cómo debemos vestir, cuánto tenemos que pesar y qué talla de sujetador tienen que tener las mujeres? ¿Por qué no hablar de programas como ‘Hombres, mujeres y viceversa’, cuyo principal mensaje es que el físico, por encima de todo, es lo más importante? ¿Cuándo afirmarán que la culpa del problema surgido con las glándulas mamarias PIP del que hablaban ayer en Telecinco la tiene, en su origen, toda esa basura que difunden?

Categorías:Medios, Videojuegos Etiquetas: , ,

El sueño de los dioses, de Javier Negrete

Ganas de más. Ésa es la sensación que me ha dejado la tercera entrega de la saga de Tramórea, de Javier Negrete. Si hace unas semanas elogiaba la segunda parte, en esta ocasión hago lo propio con ‘El sueño de los dioses’. Y siento si a alguno le parezco repetitivo o pelota en exceso, pero cuando una obra literaria te engancha de la manera que lo hace el mundo fantástico del escritor madrileño, no veo motivos para poner pegas. Es una gran saga de fantasía y así lo reitero.

El sueño de los dioses.

En esta novela Negrete comienza a dar respuestas. El espíritu del Mago me encantó, pero quedaban muchas dudas sin resolver. Ahora el autor aclara y explica los detalles de su mundo y de sus personajes, lo que me hace admirarlo más aún; porque una cosa es dejar volar la imaginación y fantasear con un mundo, una aventura y unos personajes, y otra muy distinta conseguir que todo eso tenga un sentido, un argumento lógico, un universo congruente. Y Negrete lo hace, o lo va haciendo. A falta de leer la cuarta novela (que comenzaré en cuanto pueda), las respuestas que nos va dando el escritor madrileño son convincentes. Pero, sobre todo, son fascinantes.

Como no quiero spoilear ni estropearle a nadie el placer de leer ‘El sueño de los dioses’, cito simplemente algunos detalles: conoceremos más sobre Derguín, sobre Kratos, sobre Togul Barok y, como adelanta el título de la obra, sobre los dioses. Y cuando lleguemos a las últimas páginas entenderemos que el cuarto y último volumen puede ser trepidante y adictivo. Aventura en estado puro.

Como siempre, la prosa de Negrete es rica, precisa y muy visual. La verdad es que apostar por este escritor es jugar sobre seguro; por eso no paro de leer sus obras, hasta el momento todas muy entretenidas e interesantes. Pero además, la estructura mantiene el interés hasta el final. Negrete se las ingenia para que todos los capítulos sean entretenidos.

Y, por supuesto, los personajes. Ya es la tercera novela de la saga, de modo que es casi como si fueran amigos nuestros. Me atrevo a decir que, incluso, podemos aventurarnos a adivinar cuáles van a ser sus reacciones en determinadas situaciones. Y acertamos, lo cual habla muy bien de la labor del autor. Los conocemos, los entendemos, los admiramos o los despreciamos, con sus pros y sus contras. Pero son ellos, de eso no hay duda. Únicos e irrepetibles. ¿Qué les pasará al final de la historia? ¿Cómo terminarán? Eso es lo que me pregunto.

Así que no pierdo más el tiempo, y marcho raudo y veloz a devorar ‘El  corazón de Tramórea‘. Veremos si el remate de la saga está a la altura de las expectativas. Pinta bien.

Categorías:Libros Etiquetas: , ,