Inicio > Libros, Salud > Consejos para dormir bien

Consejos para dormir bien

Ay… ¡Qué importante es dormir bien! Hay que ver lo que le cambia a uno el estado de ánmo cuando no descansa. Nos enfadamos, nos enfurruñamos, nos impacientamos… Que no disfrutamos, vaya. De modo que se me ha ocurrido alquilar un par de libros de la biblioteca sobre el tema: ‘Curar los trastornos del sueño‘, de Marilena Zanardi y Antonio Maltempi; y ‘Aprende a dormir‘, de James B. Maas. Les he echado un vistazo y he encontrado algunos consejos para dormir bien. Recomiendo los libros a quien le interese el asunto. Os cuento, a mi manera, los consejos que me han parecido más útiles:

Dibujo de un joven durmiendo.

Acostumbrarse a un horario de sueño regular: es recomendable acostarse y levantarse todos los días a la misma hora; pero no de lunes a viernes, sino los siete días de la semana. Sé que es difícil (por no decir imposible) porque todos tenemos nuestros compromisos. Sin embargo, si queremos descansar adecuadamente es importante que incumplamos nuestro horario de sueño lo mínimo posible. En este sentido, hay que evitar dormir demasiado el domingo. De lo contrario, no podremos conciliar el sueño el domingo por la noche, y comenzaremos la semana laboral cansados y no con la energía que necesitamos.

– Reducir la tensión antes de acostarnos: no es bueno realizar actividades estresantes o que nos mantengan activos. Leer o escuchar música relajante suele ayudar.

– Hacer deporte: mantenerse en forma y gastar energía siempre ayuda. No obstante, y atendiendo al consejo de arriba, tampoco es recomendable realizar un ejercicio físico demasiado intenso poco antes de ir a la cama. Os lo digo yo, que cada vez que tengo partido de fútbol sala por la noche soy incapaz de dormirme sin que hayan pasado varias horas.

– Comer bien: llevar una dieta sana y equilibrada, o sea, ingerir más frutas, verduras, pan y cereales, y evitar los fritos. También es importante no cenar demasiado para que no nos acostemos con la digestión sin hacer. Para evitar llegar a la noche con demasiada hambre se recomienda comer cinco veces al día. Por supuesto, fumar y tomar café dificultan que conciliemos el sueño. Tampoco ayuda a dormir bien beber alcohol: aunque puede provocar que caigamos rápidamente en brazos de Morfeo, la verdad es que la calidad del sueño desciende.

– Olvidarse de los problemas: pensar en lo que nos ha sucedido o lo que tenemos que hacer al día siguiente es una de las principales causas del insomnio. Para olvidarnos de todo podemos relajarnos respirando profundamente, imaginándonos en situaciones relajantes o contando ovejas.

– No obsesionarse: si nos hemos metido en la cama y llevamos  más de media hora dando vueltas, es mejor que nos levantemos y leamos o escuchemos música. Lo suelo hacer cuando me ocurre. Me levanto y leo un rato y, cuando me entra el sueño, me vuelvo para la cama. Y entonces me duermo.

Categorías:Libros, Salud Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: