Inicio > Internet, Libros > Kindle, mi biblioteca digital

Kindle, mi biblioteca digital

Estoy encantado con mi Kindle 4. Para los profanos, aclaro que se trata del ebook reader o lector electrónico de Amazon. Me lo regalaron en navidades, pero no empecé a darle auténtico uso hasta un mes después porque tenía una novela pendiente. Y ahora, tras haber leído dos libros en el Kindle, me animo a escribir un post dejando mis impresiones.

Mi Kindle con su funda.

Estoy contento por varios motivos. El más relevante: se lee tan bien como en cualquier libro de papel. Lo de la tinta electrónica es un gran invento. La vista no se cansa como con un ordenador o televisor. La pantalla no tiene luz propia, por lo que, como con cualquier otro libro, se necesita luz externa. También podemos ajustar el tamaño de la letra de la manera que nos resulte más cómoda y usar el diccionario que tiene integrado. ¿Que estamos ciegos como un topo? Pues ponemos la letra bien grande y a correr. Eso sí, siempre es más recomendable hacerse con unas gafas xD ¿Que el libro que estamos leyendo tiene palabras cuyo significado desconocemos? No hace falta abrir el diccionario que tenemos en casa y buscar. Es suficiente con desplazar el cursor del Kindle a la palabra en cuestión y aparecerá en la pantalla, arriba o abajo, la definición correspondiente. Así de fácil.

Otras ventajas son su ligereza y tamaño: pesa 170 gramos y mide 15 centímetros. Me lo llevo a todas partes. Cuando leo un libro de papel también lo hago, pero no es lo mismo ir de aquí para allá con un tocho de más de mil páginas que llevar este ‘juguete’ que apenas pesa. Y más pesaría aún si sumáramos todos los libros que puede contener el Kindle. Según Amazon, tiene una capacidad de hasta 1.400 libros. Yo no llevo tantos (de momento), pero sí unos cuantos. En suma, es muy cómodo. Y lo es más todavía si lo equipamos con una funda que lo proteja de posibles golpes y que nos permita agarrarlo mejor. Yo compré una en Dealextreme por 8,26 euros y, desde que me llegó, no la quito nunca; ni si quiera para cargar la batería.

Cerrado parece una agenda.

Y hablado de la batería: ¿cuánto dura? En la web de Amazon aseguran que ‘hasta un mes’. Yo no sabría decir cuánto exactamente, pero bastante. Uso el Kindle a diario y lo cargo, más o menos, cada dos o tres semanas. La cuestión es que, al no usar luz, sólo gasta batería cuando pasamos de página. Además, siempre aguantará más si tenemos desactivado el wifi, cosa que yo no hago.

Porque ése es otro de los puntos fuertes de este lector electrónico. A través de su conexión wifi podemos acceder directamente a la tienda de Amazon y descargar el libro que nos interese. Hay ya más de un millón de libros convertidos al formato de Kindle, por lo que es muy probable que encontremos el que deseamos. Cuando lo localicemos, seleccionamos ‘comprar’ y, en unos segundos, lo tendremos en la pantalla de nuestro lector. Por algunos clásicos, además, no pagaremos nada por haber caducado sus derechos de autor.

También podemos usarlo para leer documentos que tengamos en otros formatos. Kindle es compatible con los formatos AZW, TXT, PDF, MOBI y PRC. Lo malo es que puede suceder que la letra del PDF que queremos leer se vea muy pequeña, pero esto tampoco supone un problema. Gracias al programa Calibre, que descargamos gratuitamente, podemos convertirlo al formato MOBI y modificar el tamaño a nuestro antojo.

Viendo que son todo ventajas, surge una pregunta: ¿acabará el lector electrónico con el libro tradicional? Aunque es obvio que conforme pase el tiempo le comerá una cuota de mercado importante, soy contrario a pensar que el libro de toda la vida vaya a desaparecer. Yo uso mi Kindle y estoy encantado con él, pero eso no significa que vaya a dejar de leer libros de papel. No me imagino regalarle a alguien un libro en formato electrónico. Para esas situaciones, donde esté un libro de toda la vida que se quite lo demás.

Categorías:Internet, Libros Etiquetas: , ,
  1. idoitxu
    marzo 9, 2012 a las 12:06

    Según lo cuentas dan ganas de adquirir uno. Ahora sólo me falta sacar ganas de leer tantos libros, porque en mi caso, seguro que me cuesta unos añitos amortizarlo…

    • marzo 9, 2012 a las 12:15

      Ha quedado claro que yo estoy encantado xD Pero tienes razón en que hay que pensarse bien si le vas a dar o no un uso que compense los cien euros que cuesta.

      Saludos!

  1. marzo 9, 2012 a las 12:35
  2. junio 29, 2014 a las 3:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: